Categorías del Blog

    Si deseas consultar un artículo de un tema o categoría concreta entra en: Categorías del BLOG DATADEC.

     

    Subscríbete a nuestro Blog

    Si te parecen interesantes los contenidos de nuestro Blog, puedes subscribirte gratuitamente y te enviaremos todas las novedades que publiquemos.

    30 Aug 2021

    ERRORES Y BENEFICIOS DE APLICAR UN PLAN DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO

    Errores y beneficios de aplicar un plan de mantenimiento preventivo-jpg

    Vector de Abstracto creado por vectorjuice - www.freepik.es

    Como hemos comentado en otras ocasiones, el mantenimiento lo constituyen las tareas que van a velar por asegurar que los activos de una empresa mantengan los niveles de funcionamiento y uso para los que fueron adquiridos, de forma que aporten la utilidad deseada a la empresa. Esta es la única manera de que la empresa alcance los objetivos deseados.

    A partir de esta idea, podemos diferenciar 2 tipos de mantenimiento, el mantenimiento preventivo y el mantenimiento correctivo, aunque existen otros enfoques como son el mantenimiento predictivo, etc...

    En este sentido, el mantenimiento preventivo es aquel que se realiza de manera planificada con el objetivo de evitar la avería inesperada de un activo productivo, y tiene una gran importancia dentro de las empresas y resulta imprescindible para su buen funcionamiento y su eficiencia. 

    Por contra el mantenimiento correctivo, al que habitualmente nos referimos con el término “reparación”, se refiere a las intervenciones que realizamos sobre los activos que han tenido una avería sobrevenida, es decir, que no ha podido ser prevista y resuelta en el marco de un plan de mantenimiento preventivo. Estas intervenciones tratan de restaurar las condiciones de uso los activos.

    Es habitual, en la gestión del mantenimiento, que algunas empresas incurran en errores o situaciones no deseadas que son fáciles de resolver si aplicamos soluciones sencillas con sentido común. Seguramente, este tipo de gestión sea la mas agradecida y podemos comprobar pronto sus beneficios. Por este motivo, vamos a reflexionar sobre los errores más comunes y también de los beneficios más habituales.

     

    Algunos errores comunes en el mantenimiento preventivo

     

    Algunos de los errores más habituales que nos encontramos en la gestión del mantenimiento son:

      • La falta de directrices concretas a los operarios con relación a lo que llamamos mantenimiento diario por uso.

    Es importante tener presente que el mantenimiento no sólo se aplica cuando se planifica o cuando se avería una maquina. Existe un mantenimiento que podemos llamar de uso, que es necesario para la correcta utilización del activo objetivo. En este sentido, el engrase, el calentamiento previo, etc. suelen ser acciones previas al uso de una maquina que tiene como objetivo acondicionar dicho elemento para que trabaje en condiciones optimas. Formar al personal responsable de esa máquina en estas tareas diarias, implica que los errores humanos se reduzcan y así el mantenimiento del elemento sea constante.

     

      • La consideración errónea del activo a intervenir.

    Muchas veces nos centramos en la intervención de un elemento en particular, pero nos olvidamos de la interrelación que tiene con otros elementos. En este sentido, cambiar el concepto de elemento a intervenir (por ejemplo una máquina) por el concepto de sistema a intervenir, es decir, no coló la máquina en particular, sino también todas las instalaciones y maquinaria auxiliar que afectan al buen funcionamiento del elemento principal a intervenir. También, es bastante común que no se le dé la misma importancia a todas las partes que conforman una máquina. Tiene la misma relevancia la bombilla de un piloto que el motor principal que la hace funcionar, ambos cumplen una función y deben estar siempre en correcto estado. El plan que se diseña debe abarcar todos los componentes, para garantizar que el estado de estos es el óptimo para el buen funcionamiento de todo el conjunto.

     

      • La falta de una documentación histórica de las intervenciones realizadas.

    Esto repercute negativamente en dos apreciaciones, por una parte, la falta de datos históricos no nos permite desarrollar un conocimiento objetivo del estado del activo al servicio de la empresa (sólo es posible que esté en la mente de algún operario), por otra parte, cuando no se reportan las intervenciones, las intervenciones de tipo preventivo es probable que se produzcan sobre elementos recién reparados, lo que supone un mayor coste en tiempo y dinero. Para ello, contar con un software de gestión empresarial permite que ese registro se realice de manera rápida y sencilla, teniendo acceso en todo momento a la información que contiene que puede ser de gran utilidad.

     

      • Diseño erróneo de las unidades de intervención planificadas.

    En una empresa, existen una gran cantidad de elementos objeto de aplicarles un mantenimiento preventivo. Debemos de abordar la planificación de las intervenciones agrupando dichos elementos en conjuntos técnicos con funcionalidad autónoma, de forma que en cada intervención se ejecuten las tareas sobre el conjunto considerado. De esta manera se reduce el número de planes a desarrollar. Hacer grupos de sistemas homogéneos ayuda a reducir el número de planes necesarios para llevarlos a cabo. De esta manera se simplifican las tareas y se consigue una mejor eficiencia.

     

      • Formación no adecuada al personal.

    Cada elemento de la empresa que necesita un mantenimiento preventivo cuenta con unas características específicas. Un error muy común es no tener a personal con los conocimientos necesarios para atender cada una de esas características. Apostar por personal cualificado que conozca el funcionamiento y cada una de las piezas que componen la máquina sobre la que se realiza el mantenimiento permite que este sea más seguro y eficaz.

     

    Beneficios de aplicar un mantenimiento preventivo

     

    Como dice el dicho, “mas vale prevenir que curar”, o en nuestro caso, “más vale prevenir que reparar”. Este tipo de mantenimiento implica que se reduzcan el número de averías no planificadas y por tanto, las desviaciones en el nivel de subjetividad por paros de activos productivos. Estas son algunas de las razones por las que es una buena idea tener en cuenta este tipo de mantenimiento:

     

      • Incrementa la vida útil de los activos.

    Una gestión adecuada del mantenimiento preventivo de un activo tiene como consecuencia un mayor conocimiento de sus características de funcionamiento en base a la distinta información disponible sobre las intervenciones realizadas y en las condiciones en las que ha trabajado. Sin lugar a duda, evitar que se produzcan intervenciones correctivas por el mejor conocimiento que tengamos del funcionamiento de nuestros activos, nos permitirá alargar su vida útil porque evitara la fatiga de los distintos componentes como consecuencia de un funcionamiento erróneo. Esto implica reducir la inversión necesaria en la renovación o sustitución de los diferentes elementos.

     

      • Reducción del numero de averías, es decir, reducir el numero de mantenimientos correctivos.

    Sin lugar a duda la principal razón que lleva a las empresas a escoger este tipo de sistema es eliminar un gran número de averías, es decir, que no haya que recurrir al mantenimiento correctivo. Sustituir las piezas que llegan al final de su vida útil, mantener la maquinaria correctamente engrasada o vigilar que todo funciona de manera óptima son tareas sencillas que permiten evitar males mayores. Al monitorear regularmente las condiciones reales de funcionamiento de los equipos se pueden prevenir eventos inesperados.

     

      • Mejora la calidad de los productos finales.

    Un error en el buen funcionamiento de las maquinarias en una cadena de producción puede llegar a alterar el producto final que fabrica. Esto puede provocar un coste económico, y en muchas ocasiones de imagen para la empresa. Con este mantenimiento se controla en todo momento que la máquina haga la función para la que está pensada de la manera más óptima posible.

     

      • Reducción de inactividad por reparación

    Parar un área de la empresa por debido a una reparación no planificada implica reducir la capacidad operativa, por lo que supone incurrir en mayores costes de subactividad. El mantenimiento correctivo no entiende de horarios, pero el predictivo permite coordinar las intervenciones para que se realicen en el momento más adecuado y evitar paros no deseados.

     

      • Mejora la seguridad laboral

    Cuando aparece una avería, la máquina puede tener un comportamiento extraño que ponga en riesgo la seguridad de los trabajadores de la empresa. Evitar los accidentes es algo con lo que toda organización tiene que estar comprometida y, además, un plan de mantenimiento preventivo debe ir acompañado de un manual de prevención y seguridad laboral que capacite a los empleados en el uso correcto de maquinarias.

     

    Por último, debemos tener en cuenta, que apostar por un correcto mantenimiento preventivo en ningún momento elimina la necesidad total de un mantenimiento correctivo pero si reduce su frecuencia y volumen. Realizar una buena gestión, seguir los planes fijados y contar con los técnicos adecuados es un sinónimo de garantía a la hora de realizar un buen plan de mantenimiento.

     

     

    Checklist gratis: Guía del Mantenimiento Preventivo

     

     

    También te pueden interesar...

    10 pasos para crear un plan de mantenimiento preventivo5 errores al seleccionar un proveedor ERP

    Temas relacionados:. mantenimiento, mantenimiento preventivo, mantenimiento correctivo, mantenimiento industrial, mantenimiento 4.0, mantenimiento predictivo

    INVIERTE EN SOFTWARE DE GESTIÓN CON FUTURO ¿CÓMO UN ERP MEJORA TU COMPETITIVIDAD?

    ¿Te ha gustado? Puedes compartirlo en tu red social favorita. ¡Gracias!


    También puedes agregar nuestro blog a tu Feed de RSS para mantenerte informado